Virgen María

Según la tradición y teología de la Iglesia Católica, la Asunción es la celebración de cuando el cuerpo y alma de la Virgen María fueron glorificados y llevados al Cielo al término de su vida terrena. No ha de ser confundido con la Ascensión, la cual se refiere a Jesucristo. Diríase que la resurrección de los cuerpos se va a dar en el final de los tiempos, pero en el caso de la Virgen María este suceso fue adelantado por un singular privilegio. La celebración de la Asunción quiere decir que la Virgen María, al término de su peregrinación terrena y en razón de su contribución a la narración de la salvación como Madre del Redentor, fue liberada por la gracia de Dios de la corrupción del sepulcro y elevada en cuerpo y alma a los cielos, donde está y actúa como mediadora entre Dios y los hombres. Como hemos dicho al copiar las palabras de los convocados historiadores que dan a Jerusalem por cuna de María Muy santa, hemos visto en qué lugar de la región se hallaba asentada la modesta vivienda de Joaquín y Ana. En la serie de calles que casi on-line recta forman la Vía Dolorosa o calle de Amargura, como la conoce mucho más el pueblo, enfrente de la Piscina Probática, se levanta hoy la iglesia de la Santa, edificada sobre las criptas que fueron de la casa de los progenitores de María, y las cuales visitaremos mentalmente.

Sí, porque María fué una niña, antes de convertirse en la mujer extraordinaria que conocemos. Su madre se llamaba Ana y, si bien no se menciona en las Sagradas Escrituras, sin embargo, ella misma es reverenciada como una Santa, y con ella asimismo el padre de María, San Joaquín. Los dos progenitores de María se festejan el 26 de julio, el mismo día que se celebra el Día de los Abuelos. Dedicamos un artículo sobre la evolución de la figura de mujer y madre desde Eva hasta María en el que hemos profundizado exactamente este aspecto de la vida de María. Por su importancia en la narración de la humanidad asimismo hemos incluido a María entre las 10 mujeres cristianas que modificaron la Iglesia y el mundo.

virgen maría

Ana padecía triste y resignada aquellos insultos, y llorando, en la mitad de su conformidad, solicitaba al Señor que la libertase de aquel oprobio, si tal era su voluntad y creía justa la petición. ¡Que un rayo de juventud alegrara la vejez de ambos, concediéndoles un descendiente que perpetuase su familia y trasmitiera su amor al Dios de Jehová que le comunicarían con sus oraciones! Tantas virtudes y conformidad con la voluntad de Dios debían tener el premio de su fe y amor a su Dios, y tras veinte años de esterilidad su recompensa en la plegaria.

La Emotiva Arenga Viral De Un Sacerdote A Los Costaleros De La Virgen

En los Evangelios de Lucas y Mateo hay retazos de información que nos permiten reconstruir, al menos en parte, la niñez de la Virgen. En Oriente, la natividad de María ya se celebraba en el siglo IV, justo después de la construcción de la citada Basílica. Más tarde llegó asimismo a Constantinopla la tradición de festejar el nacimiento de María el 8 de septiembre y la Iglesia bizantina hizo suya esta devoción, asociándola con la de la Concepción.

virgen maría

Yo contemplo al Sinaí envuelto en los rayos de la Majestad Suprema, dando la ley al pueblo elegido, y a Moisés, hundida su frente en el polvo ante el Dios Creador. Yo veo el Suplicio, ara santa del sacrificio del Hijo de Dios, y la Cruz que enorme, angosta y ajusta la redondez de la tierra con sus brazos, lazo de amor y de sacrificio regado con la sangre del Mártir, que tantos millones de mártires tenía que sembrar sobre la tierra, y veo, finalmente, el Thabor, altar sagrado de la Transfiguración de Dios Hijo en luz muy clara, representación de la verdad y claridad del Evangelio. Vamos a seguir paso tras paso la niñez de esa Virgen concebida sin pecado original, en el templo, y sus místicos desposorios con José. Buscad en España una ciudad, un pueblo, una aldea, un caserío sin una imagen de María, no le hallaréis, no; es realmente difícil que exista pueblo alguno en nuestra España, en que no se dé culto a una de las infinitas invocaciones de María, como es sin limites su misericordia para con el pecador. Celebración de la Natividad de María en pueblos y ciudades, aldeas y barriadas, que llena de alegría el corazón al celebrar a la Señora con innarrables bienestares, cual los que salen del fondo del alma para subir puros del contacto del hombre al solio de la Pura Inmaculada.

Todavía hoy los pocos peregrinos en quienes no falta el valor para atreverse a llegar a esta miserable aldea, de la que jamás van los pasajeros sin ser insultados por los fanáticos musulmanes, visitan las ruinas de la iglesia que se levantó sobre la vivienda en que nació San Joaquín y vivió entonces el matrimonio durante ciertos años. En la India, en la enigmática tierra de atractiva naturaleza, de las palmeras y los anchos ríos, de las espumosas fuentes y embriagadoras flores; el país de la sensualidad y de las pasiones, esperaba también al glorioso Abatar, encarnación de una transformativa divinidad que debía nacer de una virgen, como última y mucho más portentosa de sus transformaciones, y que según sus Brahamanes había de purgar al mundo del pecado. Esperanza, que solicitaban se efectuase por medio de ofrendas de matas de albahaca, la planta favorita de los dioses, presentada en sus altares tan fastuosos como su civilización y trajes resplandecientes de oro y pedrerías. Tal es el encanto que en mi alma genera tu santurrón nombre, tierra bendita de nuestra redención, y suenas en mis oídos tan armónicamente, como dulce y embelesador el nombre de María se graba en el alma. La información que disponemos sobre Joaquín y Ana, progenitores de María, proviene del Protoevangelio de Santiago, un texto apócrifo excluido del canon de las Sagradas Escrituras. De manera similar, el Evangelio del pseudo-Mateo, escrito en latín en los siglos VIII-IX, menciona a los padres de María.

Frases A La Virgen María

Parece indudable que durante esta época es en el momento en que se hizo la obra de la iglesia en su ensanche, contándose entre ellas las de ornato, cual las preciosas pinturas murales que representan pasajes de la vida de San Joaquín, Ana y la Santísima Virgen. La creencia general es la de que el monasterio lo reconstruyeron los latinos. La iglesia es bizantina en su arquitectura, con algo del románico-ojival; tiene treinta y seis metros de longitud por veintiuno de anchura, formando un cuadrilongo terminado por tres preciosos ábsides circulares en el interior y poligonales en la parte externa. Se halla dividido en tres naves, y al crucero le da luz una cúpula bizantina como el estilo del resto del templo, que descansa sobre 4 arcos separados en fuertes columnas del mismo orden.

Mas a pesar de este silencio, son muchos los autores y especialmente viejos, los que se han ocupado de San Joaquín, y nos expresan, aun en el momento en que muy lacónicamente y gran sobriedad en estilo y detalles, las considerables virtudes y méritos importantes que tuvo este gran Patriarca y Santurrón dichoso como padre de la Inmaculada, y sobre lo que aquéllos dicen escogeremos las más interesantes novedades referentes a la vida del Patriarca esposo de Santa Ana. Los helenos, los escandinavos, los scitas y otros cien pueblos más, todos preservaban aproximadamente adulterada aquella idea, aquella tradición, natural de las puertas del Paraíso, por la promesa de Dios. Las visualizaciones de la Virgen María aprobadas por la Iglesia durante la historia han sido muy varias. Entre las primeras sucedió cuando la Virgen del Pilar se le apareció al apóstol Santiago en la localidad de Zaragoza. Entre las que más popularidad tienen entre los fieles está la de la Virgen de Guadalupe, en México.

En Nazaret La Virgen María Tiene 2 Casas, Quizá Tres, Y El Día De Hoy Las Visitan Mucho Más Judíos Que Nunca

Aquel beato matrimonio hizo muchas promesas y ofrecimientos al Señor a fin de que les concediera Dios fruto de bendición que les libertara de aquel oprobio. Entregáronse a actos de devoción y oraban derramando muchas lágrimas a fin de que el Señor escuchase sus plegarias; aún más, ofrecieron al Señor en voto dedicar al Templo el fruto que les concediese si escuchaba y atendía sus plegarias y las recibía como justas en la demanda. Joaquín era natural de Sephoris, el día de hoy Seffurich, antigua localidad ubicada a seis km de Nazareth, y en la que tenía características.

Si bien esta doctrina ya era un dogma en el cristianismo primitivo, el concilio de Constantinopla (año 553) le otorgó a María el título de “virgen perpetua”. En este sentido, la Virgen María, a diferencia de Eva que tuvo como castigo por pecar tener que parir con dolor, no tuvo sufrimientos físicos al ofrecer a luz a Jesús. La tradición que en cambio ubica la natividad de María el 8 de septiembre está vinculada a la construcción de la Basílica de Santa Ana en Jerusalén, en el siglo IV d.C., erigida en el sitio donde una vez estuvo la vivienda donde los padres de María, Ana de hecho y Joaquín, vivían y donde nacería la Madre de Jesús.

Tierra Santa: Apedrean Una Iglesia

Bien merece que tras narrar el nacimiento de la Señora, afirmemos algo en relación al punto en que nació la Muy santa Virgen, la hija de los dichosos Joaquín y Ana. «Realmente, afirma San Bernardo, la Madre de Dios no podía tener un nombre más conveniente ni que mejor explicara su alta dignidad. María era de hecho aquella bella y refulgente estrella que resplandece sobre el mar vasto y tempestuoso de todo el mundo». »Aplaudan conmigo todas las estériles e infecundas este favor que el Señor me hace de una forma admirable y celestial. Digan también conmigo todas y cada una de las que han recibido del Señor esta anhelada fecundidad. ¡Bendito sea el que ha concedido esto a las que oraban y dió prole a la estéril, y el germen muy, muy feliz de esta Virgen que es Madre de Dios, según la carne, y cuyo cuerpo es un cielo, en el que se estrechó para habitar el que no cabe en todo el mundo».

La palabra de Dios como promesa de todo el mundo iba a ser un hecho, se aproximaba la plenitud de los tiempos y con ellos la verdad de la voz de los profetas. Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, por el hecho de que ha mirado la humildad de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones por el hecho de que el Poderoso hizo proyectos enormes por mí. Su nombre es Beato y su clemencia llega a sus fieles de generación en generación.

La Historia De La Solemnidad Litúrgica

Las Bodas de Caná son uno de los momentos de los Evangelios donde la Virgen cobra mayor importancia. María y su hijo van a Caná, convidados a unas bodas, y en el momento en que comienza a escasear el vino, la Virgen le pide a Jesús que ayude a los anfitriones y Este obra un milagro. “No tienen vino” y “Haced lo que Él os afirme”, dijo la Virgen en aquel pasaje.