Virgen Del Refugio Oracion

Pero esa Cruz ya no es un patíbulo, sino más bien el trono desde el que reina Cristo. TIERRA SANTA Para un cristiano, los sitios en que Cristo nació, vivió, sufrió, murió y resucitó tienen un carácter especial. La añoranza que se siente al meditar en esa tierra, santificada por el paso del Verbo Encarnado, nace del cariño que tiene el fiel a todo cuanto rodeó la vida terrena del Hijo de Dios, que “acampó entre nosotros”. ¡Virgen Santísima que de la dura peña hiciste brotar agua milagrosa, que sana las patologías del cuerpo y del alma! Arranca, poderosísima Señora, de nuestro endurecido corazón, lágrimas de verídica penitencia, para que laven la lepra del alma, para que el Señor nos perdone y levante de nosotros el azote de su indignación.

Hagan comprender que cada hogar admita esta imagen como protección y refugio. Esos que hacen eso no tendrán nada que temer en estas tribulaciones que están al alcance de la mano. A ti asistimos intentando encontrar amparo, Virgen del Saliente, Madre de los desamparados, Cobijo de los pecadores, vida y promesa nuestra.

¿Por Qué Razón Hay 2 \’credos\’ En La Iglesia?

No tengas dudas en llamarme, cualquier ocasión del día que tengas una duda,ten claro que te ayudaré a resolverla. Soy Judith,espiritista médium natural, y recuerda que cada día te ayudo a que seas mucho más feliz. En 1930 el Santurrón Bartolomé Caparrós, Párroco Mártir de Santa María de Albox, escribió la primera novena que se mantiene para soliciar el favor de la Pequeñica. Debe practicarse tras rezar el Santo Rosario, ante una imagen de la Virgen Santísima del Saliente. Prueba exclusiva de 60 días con acceso a la mayor biblioteca digital del mundo. Cada día, se reza en primer lugar el ofrecimiento para todos y cada uno de los días de la novena.

virgen del refugio oracion

Vos que inspirasteis a vuestro siervo Lázaro Martos la idea de alzar un Santuario en la montaña del Saliente, para en él habitar perpetuamente, te rogamos, Madre nuestra del Saliente, que habitéis en nuestras almas limpias de todo pecado hasta el último momento de nuestras vidas, y sean nuestros corazones el trono de tus amores. ¡Oh Virgen Santísima del Saliente, alegría de mi vida y esperanza en la hora de la desaparición, exhibe que eres nuestra Madre y nuestra defensa contra todos los enemigos de nuestras ánimas. Virgen Muy santa, honor y alegría de nuestro pueblo. Vigía incesante que desde las alturas de tu Santuario atalayáis sin cesar los caminos de todos tus hijos, haz que todos caminemos por las rutas de Jesucristo, tu Hijo, que es el sendero, la realidad y la vida, hasta conseguir la esa de verte y gozarte eternamente en los Cielos.

Solo Para Ti: Prueba única De 60 Días Con Acceso A La Mayor Biblioteca Digital De Todo El Mundo

De ahí que cada 24 de septiembre, por ejemplo, recordamos a Nuestra Señora La Virgen de la Merced. Según cuenta una vieja tradición, la Virgen se apareció al unísono a Jaime I el Conquistador, a San Raimundo de Peñafort y a San Pedro Nolasco. El día de hoy venimos a ti para implorar la solidez de la fe, la ilusión de la promesa y el calor de la caridad; y acogiéndonos a tu maternal intercesión, vivir en presencia de Dios y lograr su clemencia. No rehúyas el peso de los días, si bien a veces se nos hagan muy largos. Considera que Dios te desea contento y que, si tú pones de tu parte lo que puedes, vas a ser feliz, muy feliz, muy, muy feliz, aunque en ningún momento te falte la Cruz.

virgen del refugio oracion

¡Oh muy santa Virgen María, Reina de la Iglesia! Infunde asimismo a nosotros el espíritu de veneración y docilidad hacia la autoridad del De roma Pontífice, de adhesión inexorable a sus enseñanzas, y en él y con él un enorme amor y respeto a todos y cada uno de los ministros de la santa Iglesia, por medio de los cuales formamos parte la vida de la felicidad en los sacramentos. Desde las alturas de tu Santuario, donde les plugo poner vuestro trono, mandarnos una observación de tus ojos benignísimos que nos aliente y conforte en este valle de penas y de lágrimas. Sea, Madre nuestra, nuestro último suspiro un rapto de amor divino, y sed Vos, Madre mía del Saliente, la que reciba nuestras ánimas al irse de este planeta; Vos la que las defienda en el Tribunal de tu Hijo y Vos la que las lleve al Cielo para hacerlas eternamente dichosas. Infundid en nuestras almas una profunda estima de los misterios de nuestra Redención que se conmemoran en el rezo del Rosario, para de este modo vivir siempre de sus frutos.

De Diciembre – “maría, Mujer De Fe Profesora De Fe”

Yo prometo mi particular protección y las mucho más enormes gracias a todos los que rezaren el Rosario. Les recuerdo amigos/as,que para cualquier clase de solicitud, estoy 24hrs conectada a tú corazón. No soy gabinete 100% mucho más que asegurado.

Recibid, oh reina compasiva, las alabanzas y súplicas que pueblos y naciones, unidos en la angustia y la amargura, elevan confiados a Ti. Bendice esta ciudad tuya, que te proclama patrona y princesa y agrada, enamorada, de llamarte madre. Madre de la Merced, enséñanos a apreciar nuestra fe cristiana, haznos capaces de querer con caridad mercedaria, conviértenos en portadores de paz. María, Merced de Dios, regalo de Cristo a los hombres. La Trinidad Santa te envió a Barcelona, mensajera de libertad y misericordia, para, a través de Pedro Nolasco, enseñarte corredentora, mediadora, Madre de todos, inocencia de Dios para los pobres.

Suplica por nosotros y obtén para nosotros de tu divino Hijo nuestras destacables necesidades si esa es la Intención de Dios. ¡Oh amabilísima Virgen de Lourdes, Madre de Dios y Madre nuestra! Llenos de aflicción y con lágrimas fluyendo de los ojos, asistimos en las horas amargas de la patología a tu maternal corazón, para pedirte que derrames a manos repletas el tesoro de tu misericordia sobre nosotros.

Oración Jubilar Del Obispo González Montes

¡Oh santísima Virgen María, Madre nuestra muy, muy dulce! Haced, ¡oh Corazón de la más tierna de las mamás! ¡Oh muy santa Virgen María, salud de los enfermos y consoladora de los afligidos! A tu Corazón maternal acudimos llenos de filial seguridad, mostrando las enfermedades de nuestras almas y las aflicciones y dolencias todas y cada una de nuestra vida.