Santo Rosario Maria De Jesus

Cómo fue capaz Jesús de ordenar al viento y al mar que se calmaran? -Porque Jesús era Dios. SALUDO INICIAL Después de besar el altar y llevar a cabo la señal de la cruz, el sacerdote saluda a la reunión. CRECIENDO EN LA FE. En la biblia encontramos 3 hermanos que debieron encender la fe pero fueron probados para esto. Por la señal de la Santa Cruz, De nuestros contrincantes, Líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, Del Hijo, Y del Espíritu Santurrón, Amén.

santo rosario maria de jesus

Estudia hoy día 4º de Teología. Todas las virtudes que nos harán beatos son ejemplificadas por Jesús y por su Inmaculada Madre, la Virgen María. Quien reza y medita el Rosario de manera incesante es llevado naturalmente a una más ferviente participación en la vida de la Iglesia y en los sacramentos. Por exactamente el mismo Jesucristo Nuestro Señor.

Que Les Realice Irreprochables En Santidad Delante De Dios Nuestro Señor Jesucristo Con Todos Sus Santos (1 Tes 3,

Santa María, Madre de Dios, suplica por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo, llena eres de felicidad, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Dios te salve, María, Hija de Dios Padre, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

santo rosario maria de jesus

Lección 57 1. Por qué se fatigó Jesús? -Si bien Jesús era de forma plena Dios, Él asimismo era completamente humano.

El Evangelio De El Día De Hoy Para La Familia

Y te solicitamos, por este misterio y por intercesión de tu Santísima Madre, la gracia de un furor nuevo en nuestro apostolado. Te garantizamos, Señor Jesús, esta decena en honor de tu presencia santificante en las bodas de Caná. Y te solicitamos, por este secreto y por intercesión de tu Santísima Madre, la gracia de la fidelidad y de la unión en nuestras familias. Te ofrecemos, Señor Jesús, esta decena en honor de tu Presentación en el templo y Purificación de María.

Aquéllos que recen con colosal fe el Rosario recibirán gracias especiales. Bienvenidos, todos, como nos reunimos una vez más con la intención de lograr que nuestra ofrenda de adoración, como pueblo, a nuestro Dios de amor, y de recibir su vida divina en nosotros en la Eucaristía. diez.- Se enuncia el cuarto misterio y se reza un padrenuestro.

Y te pedimos, por este misterio y por intercesión de tu Muy santa Madre, la felicidad de nuestra propia Transfiguración por medio de admitir nuestros sufrimientos y de la obediencia a tus mandamientos. Te ofrecemos, Señor Jesús, esta decena en honor de tu Nacimiento en el establo de Belén. Y te pedimos, por este misterio y por intercesión de tu Muy santa Madre, el desapego de los bienes de la tierra y al amor a la pobreza y a los pobres. Te ofrecemos, Muy santa Trinidad, este Credo para honrar todos los secretos de nuestra fe; este Padrenuestro y estas tres Avemarías para honrar la unidad de tu esencia y la trinidad de tus personas.

P Á G I N A 1 Períodico De Corresponsabilidad Nombre:

Y te solicitamos, por este misterio y por intercesión de tu Santísima Madre, la venida del Espíritu Santurrón a nuestras almas. Te garantizamos, Señor Jesús, esta decena en honor de tu Coronación de espinas. Y te pedimos, por este misterio y por intercesión de tu Santísima Madre, el desprecio del mundo. Te garantizamos, Señor Jesús, esta decena en honor de tu empeño en la proclamación del Evangelio.

Y te solicitamos, por este secreto y por intercesión de tu Muy santa Madre, enorme pureza de cuerpo y alma. Te ofrecemos, Señor Jesús, esta decena en honor de la Visitación de tu Santísima Madre a su prima Santa Isabel y de la santificación de San Juan Bautista. Y te pedimos, por este secreto y por intercesión de tu Muy santa Madre, una especial caridad para con el prójimo.

Nos deja vencer a los males que acechan nuestro espíritu. Nos facilita la práctica de las virtudes. Nos abrasa en amor de Jesucristo. Nos proporciona con qué abonar todas y cada una nuestras deudas con Dios y con los hombres. Nos logra de Dios todo tipo de gracias.

Gracias del misterio de la Encarnación, desciende a nuestras ánimas. Oh Jesús mío, perdónanos y líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al cielo, en especial a las mucho más necesitadas. Renuncio a todas las dispesiones que me sobrevengan a lo largo de este Rosario. Deseo rezarlo con modestia, atención y devoción, tal y como si fuera el último de mi vida. V. María, Madre de felicidad y Madre de misericordia. Prometo Mi protección y las gracias mucho más grandes a aquéllos que recen el Rosario.

Te tomo desde hoy por mi Madre y Señora. Trátame pues como el último de tus hijos y al mucho más sumiso de tus siervos. Escucha Princesa mía, escucha los suspiros de un corazón que desea quererte y fielmente servirte. Que nunca se afirme que de todos y cada uno de los que a ti han recurrido sea yo el primer descuidado. ¡Oh esperanza mía, oh vida mía, oh mi leal e inmaculada Virgen María!