Santa Maria Rezo

Memoria de muchos años difíciles de nuestra historia cristiana. Unos tiempos muy lejanos, siglos IX y X, cuando los cristianos eran perseguidos y debían vivir refugiados en los montes, en lo que el día de hoy es conocido como Meseta de Villaverde, alén de Álora. De allí era Santa Argentea, entre las primeras santas de Málaga.

Por ser Tú quién eres, Bondad sin limites, y pues te amo sobre todas y cada una de las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. También me pesa que puedes castigarme con las penas del infierno. Ayudado de tu divina felicidad propongo firmemente jamás mucho más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. El Santurrón Rosario es una devoción sugerida por varios Papas y santurrones.

Ejercicio De Los Siete Dolores De La Madre De Dios

Y dejamos que el canto se realice oración en nuestro corazón. Los pastores se transforman en los primeros presentes de los esencial. Son los más humildes y los más pobres quienes saben acoger el acontecimiento de la Encarnación. A Dios que viene a nuestro encuentro en el Niño Jesús, los pastores responden poniéndose en camino hacia El, para un encuentro de amor y agradable asombro. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las ánimas al cielo, singularmente a las mucho más necesitadas. Como era en el principio, en este momento y siempre, por los siglos de los siglos.

santa maria rezo

Ellos miran con pocas expresiones y mucha fe al Niño Dios. Lo miran, pero algo aún más bello, se dejan mirar por Él. Rezar es ver con desconcierto, con ingenuidad, con trasparencia en gran secreto de Dios.

Que Procede Del Padre Y Del Hijo,

María, nuestra madre y educadora nos coge de la mano, nos acompaña. Somos Pobres de la Madre de Dios, en palabras de san José de Calasanz. En el momento en que se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

santa maria rezo

Santa María de la Victoria, te solicitamos a fin de que en las catequesis que se imparten en la diócesis a los niños y mayores, se descubra la riqueza y la necesidad de ofrecer merced a Dios. Málaga, localidad ribereña, tuvo que defenderse, pues se encontraba asediada. El año 1704 la localidad se paraliza, hay mucha pobreza y mucho temor. El 8 de septiembre, solemnidad de la Virgen de la Victoria. Málaga es liberada del cerco y la vida de la región empieza a rehacerse. La gente peregrina a la Catedral y reza a Santa María.

El católico tiene que intensificar su oración de acción de gracias por los “regalos de Dios”, singularmente por su amor, su perdón, su misericordia y su promesa de salvación. Que Dios es BUENA NOTICIA para quien le acoge con sencillez. Como María, que rezó “MI ALMA ENGRANDECE AL SEÑOR”. Virgen de la Victoria, te solicitamos en especial por todas y cada una de las obras y servicios de la diócesis en pos de los más pobres, y de este modo sean testimonio de Dios. Virgen de la Victoria, te pedimos por los progenitores de familia que son los primeros llamados a resguardar y contribuir a crecer la fe de sus hijos. En el siglo XIV el “salterio del Ave María” se subdivide en 15 decenas, intercaladas con el rezo del Padrenuestro.

Ace unos años, en sus expresiones antes del rezo del ángelus, en la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, el Papa Francisco también incluyó una bella y emotiva oración a la Virgen. En el siglo XIX, el Obispo de Málaga, D. Juan Nepomuceno solicita del Papa que la Virgen de la Victoria sea declarada Patrona de la diócesis, que es mucho y muy antiguo el amor de los malagueños. Pío IX ingresa y establece la solemnidad el 8 de septiembre.

santa maria rezo

Fieles devotos de Santa María de la Victoria, deseamos intensificar nuestro sentido de pertenencia a la Iglesia y decir con alegría “soy Iglesia”. Queremos proclamar con veneración las palabras del Credo CREO EN LA IGLESIA UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA. Mes de mayo, peregrinaciones diarias al Santuario de Santa María.

Que nunca se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorado vuestra asistencia y reclamado vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado con esta confianza, a Vos asimismo acudo, ¡oh Madre, Virgen de las vírgenes! Y si bien gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer frente vuestra presencia soberana.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Beato como era en un principio, en este momento y siempre y en todo momento, por los siglos de los siglos. 5.-Las defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y protegeré en todos y cada uno de los instantes de la vida. Préstame, Madre, tu lengua, para poder comulgar, pues es tu lengua patena de amor y de santidad.

Dios te salve María, llena eres de gracia; el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas y cada una de las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, en este momento y en la hora de nuestra muerte.