Rosario A La Virgen María

Declaro haber comprendido la información facilitada y permito el tratamiento que se efectuará de mis datos de carácter personal. La Iglesia católica celebra hoy la advocación de Nuestra Señora del Rosario o Virgen del Rosario. Les invitamos a rezar este Santurrón Rosario de los 7 dolores de Nuestra Señora. Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas y cada una de las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

rosario a la virgen maría

V. Señor, abre mis labios. Y mi boca anunciará tu alabanza. V. Ven, Oh Dios! Apresúrate, Señor, a socorrerme. Que tu debes rezar, nadie lo rezará por ti, recuerda que María cuenta contigo.

“¡amen A La Virgen Y Háganla Amar Reciten Siempre Y En Todo Momento El Rosario!”

Santo Rosario Secretos Gloriosos, oración de la Iglesia Católica, para rezar todos los miércoles y… Oración católica, que se aconseja que se efectué todos los días, que usa a la Virgen Maria, como mediadora entre Dios y los hombres. Esta web emplea Google plus Analytics para catalogar información anónima como el número de visitantes del ubicación, o las páginas más populares. Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros contrincantes líbranos Señor Dios Nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El Santurrón Rosario es una devoción recomendada por muchos Papas y beatos.

rosario a la virgen maría

O Dios mío, ven en mi auxilio. Señor, date brío en socorrerme. Como rezar el Rosario.

Tres De Cada Diez Hogares Españoles No Tienen Capital Suficientes Para Unas Condiciones De Vida Dignas

Con las manos y empecemos a rezarlo con furor, con devoción, suplicando a MARÍA ESTA GRACIA DEL CIELO. Guardar mi nombre, mail y portal web en este navegador para la próxima vez que realice un comentario. La Asunción todavía es una escena completamente actual, en tanto que la promesa de Cristo no caduca, no pasa de tendencia, ni se avejenta. Todos estamos llamados a ese triunfo, a esa promesa celestial que la Virgen, por sus logros en la tierra, ya goza junto a su Hijo.

A través de María asunta los cristianos contemplamos el objetivo que todos ansiamos alcanzar, es nuestro ejemplo, nuestra esperanza, la victoria celestial ansiada en la tierra. La Asunción de la Virgen pertence a los episodios más importantes en el devenir de Nuestra Señora. Fue elevada en cuerpo y alma a la gloria de Dios.

En la Asunción de María se cumplen las promesas de Cristo. Aceptó con alegría la intención de Dios, confió de pleno en Él y eso fue lo que le llevó a lograr la Gloria. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Santurrón Rosario Secretos Dolorosos, oración de la Iglesia Católica para rezar los martes y viernes… Beato Rosario Misterios Lumínicos, oración de la Iglesia Católica, para rezar cada jueves de cada…

Miremos siempre a María, veamos a nuestra Madre asunta al cielo, que nos recuerda por qué razón luchar y por qué vale la pena llevarlo a cabo. De nuevo, la Virgen se manifiesta a los cristianos como ideal, como figura y persona ejemplar, cristiana ejemplar. “María santísima nos muestra el destino final de quienes oyen la palabra de Dios y la cumplen” (LC, 11;28). La Madre de Dios y Madre nuestra, nos espera en la felicidad eterna.

Haznos, Señora, mansos, humildes, puros y castos. Virgen muy pura y castísima en el parto. Virgen muy pura y castísima tras el parto. Rezar la Salve Dios te salve, Reina y Madre de clemencia, vida, dulzura y promesa nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Oh clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Rezar el Gloria Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Beato. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Realizar una jaculatoria María, Madre de felicidad, Madre de clemencia, en la vida y en la desaparición, ampáranos enorme Señora. Oh Jesús mío, excusa nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno y transporta al Cielo a todas las ánimas, especialmente a las más necesitadas de tu infinita misericordia. (Oración de Fátima).