Presentacion De La Virgen Maria En El Templo

Los primogénitos del pueblo habían sido destinados primeramente a ejercer las funciones sacerdotales; pero más tarde, en el momento en que el servicio del culto fue confiado únicamente a la tribu de Leví, esta exención se compensó con el pago de cinco siclos para el cuidado del culto. La liturgia consistía, de hecho, en la entrega de estas monedas al Templo. La Ley de Moisés prescribía en primer lugar la purificación de la madre de una impureza legal que la impedía tocar cualquier objeto sagrado o entrar en un espacio de culto. No se sabe con seguridad cuándo comenzó a festejarse la Procesión en este día. Aparentemente en el siglo X ahora se celebraba con solemnidad esta Procesión y ya empezó a llamarse a la celebración como Purificación de la Virgen María.

A lo largo de un buen tiempo se dio suma importancia a los cirios encendidos y tras usados en la procesión eran llevados a las casas y allí se encendían ante alguna necesidad.

Hemos Actualizado Nuestra Política De Privacidad

Todos y cada uno de los primogénitos eran presentados, entregados, a Yahvé, y luego eran restituidos a sus padres. La purificación de las mamás tenía lugar por la mañana, a continuación del rito de la incensación y de la ofrenda llamada del sacrificio perpetuo. Se ubicaban en el atrio de las mujeres, en la grada más elevada de la escalinata que conducía desde este atrio al de Israel. El sacerdote las rociaba con agua lustral y recitaba sobre ellas unas oraciones. Los recortes son una manera práctica de catalogar diapositivas esenciales para regresar a ellas después.

Aprovechaban además de esto esta ocasión para llevar consigo a su primogénito, cuyo salve asociaban a la liturgia de su purificación. La Virgen logró aquel corto viaje de Belén a Jerusalén con gozo, y se presentó en el Templo con su Hijo de pocos días en brazos. En razón de esta ley, cuarenta u ochenta días tras el alumbramiento, según se tratase de un hijo o de una hija, estaban obligadas las mamás a presentarse en el Templo de Jerusalén. Se podía retrasar el viaje si existían causas de determinado peso; por servirnos de un ejemplo, si la mujer que acababa de ser madre debía ir en poco tiempo período a la localidad santa para festejar ciertas enormes fiestas religiosas, o si habitaba muy lejos de Jerusalén. La liturgia bizantina tiene esta hermosa intuición acerca de María y la trata como «la fuente perpetuamente manante del amor, el templo espiritual de la santa gloria de Cristo Nuestro Señor». SAN PABLO “Hoy quisiera empezar un nuevo período de catequesis dedicado al gran apóstol san Pablo.

El fondo reproduce la testera de un edificio de 2 plantas, en la planta inferior hay una galería sobre esbeltas columnas, y en la superior tres ventanas a las que se asoman muchachas para contemplar a la compañera con la que compartirán su educación en el templo. (…) A nuestro enteder se trata de una pintura del taller de Miguel Jiménez, pintor natural de Pareja pero domiciliado en Zaragoza donde está documentado desde 1462 hasta 1505, fecha de su muerte. Y la figura de San Joaquín y su acompañante se parecen a los modelos masculinos del mismo pintor, como en el retablo de la Piedad, San Miguel arcángel y Santa Catalina, de Santa María de Ejea de los Caballeros , que transporta su firma. Nuestro cariño de hijos nos lleva a examinar terrenos extraños para comprender más de nuestra Madre Santa María.

María, tu vida “es” actitud de Presentación, ofrenda total al Señor. María y José no olvidarían jamás las expresiones que oyeron aquella mañana en el Templo. El sufrimiento de la Virgen –la espada que traspasará su alma– tendrá como único motivo los dolores de su Hijo, su persecución y muerte, la indecisión del momento en que sucedería y la resistencia a la felicidad de la Redención, que causaría la ruina de varios. Esta es la primera vez que en el evangelio se menciona a los padecimientos del Mesías y de su Madre. Nuestra Señora preparó su corazón para presentar a su Hijo a Dios Padre y ofrecerse Ella misma con Él. Al llevarlo a cabo, ponía de nuevo su propia vida en las manos de Dios.

Presentacion De La Muy Santa Virgen Maria En El Templo

Estas fiestas se vienen conmemorando en Oriente desde el siglo VI, inclusive el emperador Miguel Comeno cuenta sobre esto en una Constitución de 1166. Más adelante, en 1372, el canciller en la corte del Rey de Chipre, habiendo sido enviado a Aviñón, en calidad de embajador ante el Papa Gregorio XI, le contó la grandiosidad con que en Grecia festejaban esta fiesta el 21 de noviembre. El Papa entonces la introdujo en Aviñón, y Sixto V la impuso a toda la Iglesia. Los orígenes de esta fiesta de la Presentación en el Templo de aquella “Niña”, vienen de una tradición que aparece en el escrito apócrifo llamado el «Protoevangelio de Santiago». La Virgen María fue llevada a la edad de tres años por sus padres San Joaquín y Santa Ana a la Iglesia de Santa María.

presentacion de la virgen maria en el templo

A él, como sabéis, está consagrado este año que va desde la fiesta ritual de los santos Pedro y Pablo del 29 de junio de 2008 hasta la misma fiesta del año 2009”. Audiencia del 2 de julio 2008 El apóstol Pablo, figura sublime, prácticamente inimitable, pero de todos modos estimulante, se nos presenta como un ejemplo de total entrega al Señor y a su Iglesia, así como de gran apertura a la humanidad y a sus etnias. Vale la pena, por tanto, que le dediquemos un espacio especial, no solo en nuestra veneración, sino asimismo que nos esforcemos por comprender lo que nos puede decir también a nosotros, cristianos de hoy. En el momento en que la Virgen María era muy niña, sus progenitores la llevaron al templo de Jerusalén para ser instruida. Es una fiesta que nació en el año 543 en Oriente con motivo de la dedicación de la basílica de Santa María la Novedosa en Jerusalén.

Presentación De La Virgen María En El Templo – Beato Del Día 21 De Noviembre

Según los Evangelios apócrifos, que son los que recogen esta historia, nos cuentan que los padres de la Virgen, San Joaquín y Santa Ana, tras múltiples años de matrimonio, habían llegado a edad avanzada sin lograr descendencia. La angustia de Santa Ana por esta esterilidad, la llevó a rezar a Dios desesperadamente pidiéndole un hijo, prometiéndole ofrecérselo al Señor, si así se lo concedía. Este Niño, continuó Simeón, va a ser luz que ilumine a los gentiles y gloria de Israel… Esta mención de los gentiles por delante de los judíos era realmente extraordinaria. Solo un profeta, Isaías, había declarado un par de veces que el Mesías sería luz de los gentiles, pero esta profecía estaba un poco olvidada. Es este el primer texto de la infancia de Jesús que tiene un carácter universal.

presentacion de la virgen maria en el templo

Hemos actualizado su política de privacidad para realizar las cambiantes normativas de intimidad de todo el mundo y para ofrecerle información sobre las limitadas formas en las que usamos sus datos. Hoy, 21 de noviembre, celebramos otra festividad en honor a nuestra Madre, la Virgen. Aunque es algo irreconocible por la mayoría, en varios de los calendarios que todos disponemos en el hogar, aparece esta festividad. Esta ofrenda de todo primer nacido recordaba la liberación prodigiosa del pueblo de Israel de su cautividad en Egipto y la especial soberanía de Dios sobre él.

Y la tradición, fundamentada en un episodio contado en los evangelios apócrifos y la Vida de María de Epifanio el Monje, nos cuenta como a los tres años, María fue llevada al templo de Jerusalén por sus padres, Joaquín y Ana, para ser consagrada a Dios. Ahí la dejaron un tiempo con un grupo de pequeñas para ser instruida sobre la religión y sus deberes con Dios. 7.PRESENTACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA EN EL TEMPLO – 21 DE NOVIEMBRE Y también l 2 1 d e n o v i e m b r e celebramos adjuntado con toda la Iglesia, la Presentación de la niña Santa María en el Templo. Es una vieja y piadosa t r a d i c i ó n e n l a q u e podemos encontrar los orígenes de esta celebración mariana que surge en el escrito apócrifo llamado ” P r o t o e v a n g y también l i o d e Santiago”. Históricamente, el comienzo de esta celebración fue la dedicación de la Iglesia de Santa María la Nueva en Jerusalén en el año 543.

TIERRA SANTA Para un cristiano, los lugares en que Cristo nació, vivió, sufrió, murió y resucitó tienen un carácter particular. La añoranza que se siente al meditar en esa tierra, santificada por el paso del Verbo Encarnado, nace del cariño que tiene el creyente a todo lo que rodeó la vida terrena del Hijo de Dios, que “acampó entre nosotros”. Según la tradición, sus padres llevaron a la Virgen María al Templo a la edad de tres años a fin de que formase una parte de las doncellas que allí eran consagradas a Dios e instruidas en la piedad.

Tenemos la posibilidad de así imitar su ejemplo y poner a Dios en el centro de nuestra vida. En oriente y en occidente se conmemora esta fiesta que data del siglo VI. Gregorio XI y Sixto V fueron los Sumos Pontífices que difundieron esta devoción de manera universal. Fue el tiempo en que se dedicó una basílica a “La Virgen María la Novedosa”, que fue construida en exactamente el mismo monte Sión en la explanada del Templo.

«El Señor ha engrandecido tu nombre por todas y cada una de las generaciones, pues al fin de los tiempos, manifestará en ti su redención a los hijos de Israel». Hasta el Concilio Vaticano II se celebraba como celebración eminentemente mariana, pero desde entonces ha pasado a ser primeramente Cristológica, ya que el principal misterio que se conmemora es la Presentación de Jesús en el Templo y su manifestación o acercamiento con Simeón. María entra a formar parte de la celebración en cuanto transporta en sus brazos a Jesús y está asociada a esta manifestación de Jesús a Simeón y a la anciana Ana. María, una criatura como nosotros, pero al mismo tiempo libre de pecado desde su concepción, nacida de unos progenitores en especial seleccionados por Dios para la que habría de ser la Madre del Salvador, procuró a Dios de todo corazón desde su primera niñez.