Oracion Del Rosario

«El santo Rosario es el remedio más favorable y eficiente para obtener la asistencia materna de la Virgen». Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas y cada una de las almas al cielo, especialmente a las mucho más necesitadas. Defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Danos hoy nuestro pan de cada día; excusa nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

oracion del rosario

La Madre de Jesucristo ha llamado a la raza humana a responder con oración y penitencia. En ‘El Poder en mis manos’, figuras conocidas y importantes y personas y familias recurrentes nos muestran la belleza y el poder del rosario, además de compartir su testimonio personal. En esta presentación se dan a conocer ciertos pasajes Bíblicos relacionados con la figura de María de Nazaret, la madre de Jesús. El Señor nos hace hijos suyos por la gracia del Bautismo. Seamos buenos hijos y hermanos de todos, imitando a Jesús. Danos el día de hoy nuestro pan de cada día, disculpa nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

¿conoces La Historia De La Imagen De La Virgen De La Plaza De San Pedro?

En los tiempos modernos lo vimos en los llamamientos de los papas San Juan Pablo II, Benedicto XVI y, muy en especial en esta crisis pandémica, en el Papa Francisco. No obstante, el rezo del Beato Rosario se remonta al año 800 aproximadamente, en el momento en que se creó el salterio de los laicos. REZO DEL SANTO ROSARIO El Rosario es un compendio del Evangelio, en el que contemplamos distintas secretos de la vida de Jesús con la mirada de la Muy santa.

Un momento de la crónica de la Iglesia, y de la propia Europa, en el que se ha podido sentir el protagonismo del Rosario fue, sin duda, la Guerra de Lepanto en 1571. Se dice que mientras que transcurría la contienda, el Papa Pío V recitaba en Roma el Santurrón Rosario. Durante uno de los rezos, el Papa salió de su capilla y, por aparente inspiración, anunció que la Virgen le había concedido la victoria a los cristianos. Como este importante hito había tenido rincón el primer domingo de octubre, la victoria fue atribuida a la Virgen del Rosario. Tras la guerra, la Cristiandad, sobre todo los países del sur de Europa, adoptó en masa el rezo del Rosario.

“Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.” A modo de introducción, entendemos que el rosario es una devoción muy antigua . Y este mes de octubre, esta dedicado comúnmente al rosario y en especial a Ella, en su advocación de nuestra Señora del Rosario.

Nuestra Señora Del Rosariomadre, Reina Y Patrona De Guatemala

Tras enunciar el primer secreto, se reza un padrenuestro. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,escúchanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado de todo el mundo,perdónanos, Señor. Finalizados los misterios, rezamos laoración de la Salve, signo de reconocimiento y alabanza a Nuestra Madre. Después de rezar el Credo, estamos con la primera cuenta del rosario donde rezamos un Padre Nuestro, seguido de tres cuentas que son tres Avemarías y terminamos la próxima tiene un Gloria.

Con la oración elevamos nuestro corazón a Dios y así nos convierte con su felicidad. Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Cordero de Dios, que quitas el pecado de todo el mundo, escúchanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor. 4.- Dependiendo del día de la semana, escogemos los secretos a meditar, según lo que se indica más abajo.

Al terminar el rezo del santo Rosario, el Cardenal obispo de Fátima consagró a toda la península Ibérica, España y Portugal, y sus respectivas islas al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. De-de la publicación de la carta Rosarium Virginis Mariae, del Papa San Juan Pablo II, publicada el 16 de octubre de 2002, el rezo del Beato Rosario está compuesto por veinte “misterios” (o momentos significativos de la vida de Jesús y de María). Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,ten clemencia de nosotros. Y seguimos con el próximo secreto hasta recorrer los cinco misterios del rosario. A lo largo de la historia, se ha instado a la raza humana a contestar con la oración del Rosario a enormes pretensiones y crisis espirituales.

Con la cruz en la manos rezamos el Credo de los Apóstoles, y opcionalmente podemos asimismo hacer un acto de contrición (esta última oración es sugerida). Si bien nos parezca bien conocido de qué forma rezar el rosario, aún estamos a muchas personas que desconocen de su relevancia y de de qué forma rezarlo. Es por ello, que ahora planteamos una guía para llevarlo a cabo. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Constructor, Padre y Redentor mío.

Sobre los rosarios bendecidos, el Papa Pablo VI estableció que “el fiel que utiliza con devoción un elemento de piedad , bendecido adecuadamente por cualquier sacerdote, gana una indulgencia parcial”. La palabra Rosario, que significa “corona de rosas” ofrecidas a la Virgen, se refiere no solo a la tradicional oración ahora mencionada sino más bien también al característico objeto formado de cuentas que se emplea para recitar esa plegaria. Dios te salve, María, Mujer de Dios Espíritu Beato, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

6.- Se enuncia el segundo misterio y se reza un padrenuestro. Tras ello, rezamos las oraciones del decenario que incluye un Padre Nuestro, diez Avemarías y un Gloria. «Dios te salve, María; llena eres de felicidad; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas y cada una de las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, suplica por nosotros pecadores, en este momento y en la hora de nuestra muerte. La oración del mismo nos asiste a hacer mas fuerte la unidad, vencer las tentaciones, aumentar nuestro amor a María… es una oración que todos tienen la posibilidad de rezar. El rosario se puede rezar en cualquier parte y en cualquier momento.

La Hermosura De María – Carta De José

La difusión del Rosario por Europa corrió ciertamente a cargo de la Orden de Reverendos. En este sentido, la tradición católica festeja la distribución en 1214 del Beato Rosario por parte de exactamente la misma Virgen María a Santo Domingo de Guzmán, como arma singularmente vigorosa para la conversión de herejes y pecadores. Oración del papa Francisco para rezar al final del Rosario.

«Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; excusa nuestras ofensas, como asimismo nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. No existe una sola forma de rezarlo, tienen la posibilidad de múltiples ciertas frases pero básicamente los secretos y súplicas son las mismas. Asimismo hay los denarios que solo representan una decena del rosario. El rosario esta conformado por veinte secretos, donde recorremos la vida de Jesús y de María. En su comienzo eran solo quince misterios, pero fue el papa Juan Pablo II qué añadió los secretos donde nos permiten saber la vida pública de Jesús.

A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y tras este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, a fin de que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.