Novena De La Virgen De Fatima

Echad sobre ellas una observación de compasión y remediadlas con la inocencia de vuestras manos, para que de esta forma tengamos la posibilidad serviros y amaros con todo nuestro corazón y con todo nuestro ser. ¡Oh muy santa Virgen María, Reina de la Iglesia! Infunde también a nosotros el espíritu de veneración y docilidad hacia la autoridad del De roma Pontífice, de adhesión inquebrantable a sus enseñanzas, y en él y con él un gran amor y respeto a todos los ministros de la santa Iglesia, por medio de los que formamos parte la vida de la felicidad en los sacramentos. Les pido de una manera especial por la conversión de los pecadores y la paz de todo el mundo; por los pequeños, a fin de que nunca les falten los auxilios divinos y lo preciso para sus cuerpos, y un día conseguir la vida eterna. ¡Oh santísima Virgen María, Madre de la divina gracia, que vestida de nívea blancura te apareciste a unos pastorcitos sencillos y también inocentes, enseñándonos de este modo cuánto debemos querer y procurar la inocencia del alma, y que solicitaste a través de ellos la enmienda de las costumbres y la santidad de una vida cristiana impecable. Concédenos misericordiosamente la felicidad de entender apreciar la dignidad de nuestra condición de cristianos y de llevar una vida en todo conforme a las promesas bautismales.

¡Oh muy santa Virgen María, cobijo de los pecadores! Infundid en nuestras almas un enorme horror al pecado y el temor beato de la justicia divina, y al mismo tiempo despertad en ellas la compasión por la fortuna de los pobres pecadores y un santurrón celo para trabajar con nuestras oraciones, ejemplos y expresiones por su conversión. Son aquéllas que posibilitan el seguimiento y análisis del accionar de los usuarios en nuestra página.

Séptimo Día De La Novena De La Virgen De Fátima

Usando la página web, usted confirma que ha leído, comprendido y admite los términos y condiciones en general de utilización. Esta web emplea Google plus Analytics para recopilar información anónima como el número de visitantes del ubicación, o las páginas mucho más populares. ¡Oh santísima Virgen María, Madre de los pobres pecadores! Dadnos la felicidad de un sincero dolor de los errores realizados y la resolución desprendida de reparar con proyectos de penitencia y mortificación todas las ofensas que se infieren a tu Divino Hijo y a vuestro Corazón Inmaculado. Buscar Hacer una petición Si conoce el creador y el título del libro pero no lo halla en IberLibro, nosotros tenemos la posibilidad de procurarlo por usted y también informarle por correo electrónico en relación el libro esté libre en nuestras páginas. Se cumple 100 años de la aparición de la virgen de fatima y nos encontramos llamados como católicos a rezar la novena en celebración de esta hermosa advocación.

novena de la virgen de fatima

Declaro haber entendido la información facilitada y consiento el régimen que se realizará de mis datos de carácter personal. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria. Os pido perdón por los que niegan, no adoran, no aguardan y no les aman.

Oración Preparatoria

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su historia, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los secretos del muy santo rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que garantizan. Les suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del santísimo rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen.

novena de la virgen de fatima

¡Oh santísima Virgen María, Madre nuestra muy, muy dulce! Haced, ¡oh Corazón de la más tierna de las mamás! ¡Oh muy santa Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Beato!

La Víspera De Todos Los Beatos Es Una Fiesta De Luz, No De Oscuridad Y Terror

La información obtenida se emplea para la medición de la actividad de los clientes en la web y la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios, con el objetivo de prosperar la página web, tal como los productos y servicios ofertados. Infundid en nuestras almas una profunda cree de los secretos de nuestra Redención que se recuerdan en el rezo del Rosario, para de esta manera vivir siempre y en todo momento de sus frutos. Concédenos la gracia de ser siempre fieles a la práctica de rezarlo diariamente para honraros a Vos, acompañando vuestros gozos, dolores y glorias, y así merecer vuestra maternal protección y asistencia en todos los instantes de la vida, pero especialmente en la hora de la desaparición. ¡Oh muy santa Virgen María, Reina del purgatorio! ¡Oh santísima Virgen María, salud de los enfermos y consoladora de los afligidos! A vuestro Corazón maternal acudimos llenos de filial confianza, exponiendo las patologías de nuestras ánimas y las aflicciones y enfermedades todas de nuestra vida.

novena de la virgen de fatima

Oh santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima la ternura de tu Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz. Confiados en tu clemencia maternal y agradecidos a las bondades de tu amantísimo Corazón, venimos a tus pies para rendirte el tributo de nuestra veneración y amor. Concédenos las gracias que necesitamos para cumplir fielmente tu mensaje de amor, y la que te pedimos en esta Novena, si ha de ser para mayor gloria de Dios y provecho de nuestras almas. Oh muy santa Virgen María, Reina del Rosario y Madre de clemencia, que te dignaste manifestar en Fátima la ternura de vuestro Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz. Confiados en vuestra misericordia maternal y agradecidos a las bondades de tu amantísimo Corazón, venimos a vuestras plantas para rendiros el tributo de nuestra veneración y amor. Concédenos las gracias que requerimos para cumplir fielmente tu mensaje de amor, y la que os pedimos en esta Novena, si ha de ser para mayor gloria de Dios, honra vuestra y beneficio de nuestras almas.

Enlazados En La Fe

Mi madre también os solicito por mis progenitores, para que vivan unidos en el amor; por mis hermanos, familiares y amigos, a fin de que viviendo unidos en familia un día podamos disfrutar con Vos en la vida eterna. Oh Mi madre, sé que vas a escuchar, y me conseguirás estas y cuantas gracias te pida, pues las pido por el amor que tienes de tu Hijo Jesús. Cada día, se reza en primer lugar el ofrecimiento para todos y cada uno de los días de la novena. A continuación, se reza la oración preparatoria, seguida de la oración que corresponde a cada día.