Misterios Dia Viernes

A través de el Rosario, el creyente obtiene rebosantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre del Redentor. En el tercer misterio lamentable contemplamos a Jesús tratado como rey de mofas y humillado con una corona de espinas y una caña por cetro. Los misterios dolorosos son asimismo conocidos como secretos de mal. Según explica Juan Pablo II en la encíclica Rosarium Virginis Mariae, los secretos dolorosos «llevan el fiel a rememorar la desaparición de Jesús poniéndose al pie de la cruz junto a María, para penetrar con ella en la inmensidad del amor de Dios al hombre y sentir toda su fuerza regeneradora». Ahora pasamos a enumerar los cinco misterios dolorosos, acompañados de la meditación pertinente.

Y nuestra oración y ofrenda tendrán mucho más efectividad si entenderemos juntar nuestros sacrificios, nuestras penas y sufrimientos al sudor de sangre de Jesús para la evangelización de África. El almacenamiento o ingreso técnico es necesario para hacer concretes de usuario para enviar publicidad, o para rastrear al usuario en una web o en varias web con objetivos de marketing similares. El almacenamiento o acceso técnico que se emplea de forma exclusiva con objetivos estadísticos anónimos. Sin un requerimiento, el cumplimiento voluntario por la parte de tu Proveedor de servicios de Internet, o los registros auxiliares de un tercero, la información almacenada o recuperada solo para este propósito no se puede utilizar para identificarte. María, Madre de gracia, Madre de clemencia, defiéndenos de nuestros contrincantes y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Santa María, Madre de Dios, suplica por nosotros, pecadores, en este momento y en la hora de nuestra muerte.

/ Ruega por nosotros Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. En este misterio solicitemos que María de Guadalupe nos alcance de su Hijo la felicidad de ser solidarios con nuestros hermanos indígenas que, marginados en las sierras o en las ciudades, luchan todavía hoy por la vida, por la tierra, por su dignidad y por la justicia. Creo en el Espíritu Santurrón, en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Beatos, en el perdón de los errores, en la resurrección de la carne, y en la vida eterna. Los Secretos dolorosos reviven las épocas más duras de la vida de Jesús, y nos recuerdan el dolor y padecimiento por el que tuvo que pasar. Esta Guía para rezar el Santurrón Rosario Misterios Lacerantes pretende guiarte en tu momento de recogimiento.

Guía Para Rezar El Santurrón Rosario Misterios Dolorosos

Defiéndenos de nuestros contrincantes y ampáranos en este momento y en la hora de nuestra muerte. Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Constructor, Padre y Redentor mío. Por ser Tú quién eres, Amabilidad sin limites, y pues te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte insultado. Asimismo me pesa que puedes castigarme con las penas del infierno. Ayudado de tu divina felicidad sugiero firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Y tomando a Pedro, y a los 2 hijos de Zebedeo, empezó a entristecerse y a angustiarse en enorme forma.

El Rosario de la Virgen María, publicado gradualmente en el segundo Milenio bajo el soplo del Espíritu de Dios, es una oración apreciada por numerosos Beatos y fomentada por el Magisterio de la Iglesia. En su sencillez y profundidad, todavía es una oración de gran significado, destinada a generar frutos de santidad. El Rosario, de hecho, aunque se distingue por su carácter mariano, es una oración centrada en la cristología. En la sobriedad de sus partes, concentra en sí la hondura de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio. En él resuena la oración de María, su perenne Magnificat por la obra de la Encarnación salvadora en su seno virginal. Con él, el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a presenciar la hondura de su amor.

¿cuáles Son Los Secretos Dolorosos Del Santo Rosario?

Además, si deseas rezar el rosario mientras contemplas los secretos, o simplemente no quieres rezarlo solo, te acompañamos con nuestra voz en el Rosario en audio. Los Misterios del dolor son aquellos que nos llevan a rememorar la desaparición de Jesús poniéndonos a su lado en la cruz, al lado de María la Virgen. Haciéndonos participantes del mal y padecimiento de ambos, y ser capaces de comprender el inmenso amor de Dios hacia los hombres. Solicitemos al Señor por el pueblo africano, que el día de hoy asimismo padece “suda sangre”, víctima de los enfrentamientos raciales, de la pobreza y del hambre institucionalizado, para que sepa hacer de su sufrimiento una oblación agradable al Señor. El día de hoy nos toca a nosotros aproximamos a Jesús que ora y suda sangre en el huerto; nos toca a nosotros alargar la oración de Jesús, y recoger las gotas de su sangre ofreciéndolas a Dios-Padre por el continente africano.

Dios te salve María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen muy pura en el parto, en tus manos ponemos nuestra promesa para que la alientes, llena eres de gracia… Dios te salve María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen muy pura antes del parto, en tus manos ponemos nuestra fe a fin de que la ilumines, llena eres de gracia… »Entonces Pilato se lo entregó para que lo crucificaran, y ellos se lo llevaron. Jesús, cargando sobre sí la cruz, salió de la región para dirigirse al sitio llamado «del Cráneo», en hebreo, «Gólgota»».

Padre nuestro, que andas en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. El Santo Rosario es una devoción recomendada por muchos Papas y beatos. Todos sabían que a Jesús le gustaba proceder a rezar a un pequeño huerto que había al lado de un pequeño torrente llamado del Cedrón. En ese momento Jesús sabe que uno de los suyos le va a traicionar, y siente un sufrimiento tan hondo que llama a su padre de forma cariñosa Abbá, en pos de auxilio y consuelo. Tras la cena Jesús había estado charlando con los discípulos y les comentó que tenía intención de proceder a rezar. Judas había desaparecido, y ninguno sabía dónde se encontraba.

Dios te salve María Muy santa, Mujer de Dios Espíritu Santurrón, Virgen muy pura tras el parto, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames en el fuego de tu amor, llena eres de gracia… Pidamos a Dios que los pueblos de Asia, que mueren día a día por la injusticia, la miseria, la violencia y la discriminación, se abran a la gracia de la salvación que aflora de la cruz donde está clavado el Hijo de Dios, único y verdadero redentor de la raza humana. En este secreto solicitemos a la Dios que nos ayude a convertimos en “cireneos” de los misioneros, singularmente de los que trabajan en Oceanía, sosteniéndoles con nuestra oración y con nuestros sacrificios. El almacenaje o acceso técnico que es usado de forma exclusiva con fines estadísticos. El almacenamiento o ingreso técnico es requisito para la finalidad lícita de guardar preferencias no solicitadas por el abonado o usuario.

Jesús Con La Cruz A Cuestas

En este misterio pidamos a Cristo, rey del cosmos y redentor nuestro, que por la intercesión de la Muy santa Virgen de Guadalupe, reavive la Fe de los pueblos europeos, a fin de que en Europa y en todo el mundo se extienda el reino de Dios, reino de justicia, de amor y de paz. En el segundo misterio doloroso contemplamos la flagelación de Jesús. A continuación enumeramos los cinco misterios dolorosos del Rosario. Junto a cada uno vas a encontrar el pasaje evangélico correspondiente, y una obra de arte a través del que contemplarlo. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a Ti suspiramos gimiendo y llorando en éste valle de lágrimas, ea ya que Señora y abogada nuestra, regresa a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de éste destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

En el cuarto secreto doloroso contemplamos a Jesús culpado a muerte por Pilato y su viaje al Martirio llevando en sus hombros el madero de la cruz. En el primer misterio doloroso contemplamos a Jesús que ora y suda sangre en el huerto de los Olivos. En el quinto misterio doloroso contemplamos la crucifixión y muerte de Jesús.