Medalla Milagrosa Historia

Catalina, novicia, se encontraba presente en el momento en que trasladaron los restos de su principal creador, San Vicente de Paúl, a la novedosa Iglesia de los Progenitores Paules a solo unos metros de distancia del su noviciado. En esta capilla durante la novena, Catalina vio el corazón de San Vicente en varios colores. A lo largo de los nueve meses de su noviciado en Rue du Bac, Sor Catalina tuvo también la felicidad especial de ver todos y cada uno de los días al Señor en el Muy santo Sacramento. Una noche, un ángel la despierta y la transporta a la capilla al acercamiento de la Santísima Virgen.

No obstante, hasta poco antes de fallecer, la religiosa no declara que había recibido el diseño de la medalla 47 años antes. En el reverso, 12 estrellas rodean una M, que representa a María, de la que nace una cruz, que encarna a Cristo y nuestra redención. Alrededor, doce estrellas simbolizan a los apóstoles, que representan la Iglesia entera cerca de María. Santísima Virgen, yo creo y admito tu santa Inmaculada Concepción, pura y sin mancha.

La Virgen De La Prodigiosa

Mantuvo estas visualizaciones escondes durante toda su vida, contándoles a puntito de fallecer solo a su confesor. Así, ocasionalmente, María desciende para rememorar a quienes creen y confían en ella, su compromiso, su intención de ayudar a los hombres y mujeres en su viaje períodico, de apoyarlos, defendiendo siempre y en todo momento y en todo caso su causa ante los ojos del Padre. El Catolicismo reconoce la posibilidad de que ciertos hombres y mujeres especialmente merecedores, a lo largo de los siglos, hayan recibido la visita de Jesús, la Virgen María o un Santo o Beato particularmente. Con motivo de estas visitas, estos hombres habrían recibido mensajes, revelaciones, incluso órdenes, liderados al bien de ellos y de toda la comunidad cristiana. La naturaleza misma de la religión católica, profundamente centrada en una dimensión interna de oración y meditación personal, nos hace comprender cuán importante es la presencia de ‘signos’ perceptibles, en ocasiones incluso tangibles. Si bien el espíritu todavía es el canal de comunicación favorecido para el diálogo del hombre con Dios, no obstante, la naturaleza carnal y material del ser humano pide, de vez en cuando, la manifestación de Su presencia en un chato de vida que sea más satisfactorio para él.

Por último, las 12 estrellas que la cubren, nos enseñan que Ella es Reina. Los rayos de luz que surgen de los anillos en los dedos de María son el símbolo de las gracias que entrega a todos sus hijos, de su misión de amorosa intermediaria entre los hombres y Dios. Los rayos de gracia que caen sobre la tierra difunden el cariño y la salvación, y la luz que emanan representa el triunfo de María entre aquellos que fueron y van a ser salvados, inmaculada desde su concepción, portadora de una gracia particular, en virtud del Hijo que ha llevado en su vientre.

Es la octava de diez hijos de un matrimonio propietarios de una granja. Su madre Magdalena muere a los 46 años, ocasionando un triste duelo en la familia. Catalina llorando abraza una estatua de la Virgen y afirma “En este momento serás tú mi mamá”. Catalina le explica a su confesor cada una de las apariciones.

En particular, el corazón coronado con las espinas de Jesús simboliza Su sacrificio de amor por los hombres, mientras que el corazón perforado por la espada de su Madre simboliza el amor de Cristo, quien vive y arde dentro de ella, y a través de ella se vuelca sobre todos y cada uno de los hombres. En el curso del mes de diciembre del mismo año, Catalina recibió de nuevo la orden dada por la Muy santa Virgen de hacer acuñar una medalla, según el modelo que se le había mostrado, y que se le reveló nuevamente en esta aparición. Catalina Labouré nació el 2 de mayo de 1806 en Fain-les-Moutiers, un pueblo de la Borgoña francesa.

La Medalla Milagrosa Su Origen, Historia, Propagación, Efectos Maravillosos

Con ocasión de las apariciones, el amor de Dios se hace visible, se convierte en carne, presencia, en una experiencia mística que trasciende toda entendimiento y distorsiona a aquellos que la viven de manera completa, irremediable. La Medalla Prodigiosa, símbolo de devoción y fe, de las gracias infinitas que la Virgen María entrega a sus hijos. María la prepara con sabios consejos para que hable con sumisión y confianza a su director. La comunica futuros eventos para afianzar la fe de aquellos que tengan la posibilidad de dudar de la aparición y, la regala una relación familiar madre-hija, que la permitirá aproximarse a ella hasta el extremo de apoyar sus brazos y manos en las rodillas de la Reina del Cielo.

medalla milagrosa historia

Aladel escuchó las expresiones de su dirigida, la novicia Catalina, no le creyó; creyó que tenía que ver con una imaginación de la joven novicia. Pero, una vez que aquella insistiese, mantuvo una entrevista con el arzobispo de París, monseñor de Quelen. Éste, al no encontrar en todo ello nada que se opusiese a la fe, autorizó la acuñación de la medalla.

La Virgen acudió allí y se sentó en el sillón que utilizaba el sacerdote en sus pláticas a la comunidad. A los 24 años entra para ser novicia en la Casa Madre de las Hijas de la Caridad; es aquí en la capilla donde la Virgen se la aparecerá un par de veces el 19 de julio de 1830 y el 27 de noviembre del mismo año. Por año siguiente es destinada a Reuilly donde va a cuidar ancianos hasta el desenlace de sus días. Catalina Labouré, proclamada santa en 1947 por el Papa Pío XII, ha dicho ser testigo de muchas visualizaciones a lo largo de su vida. La primera cuando ella era una joven, en el momento en que San Vicente de Paúl se le apareció en un sueño para invitarla a unirse a su Compañía de las Hijas de la Caridad. A lo largo del noviciado tuvo otras apariciones, de Jesús que se encuentra en la Eucaristía más allá de las apariciones del Pan, y como Cristo Rey crucificado, desposeído de todos sus ornamentos.

En la parte de adelante, María está parado sobre un globo como Reina del cielo y de la tierra, machacando la cabeza de una serpiente para proclamar que Satanás no posee poder en frente de Ella. Aparece el año 1830, cuando la Virgen le da el diseño a la santa. La referencia a María concebida sin pecado manifiesta el dogma de la Inmaculada Concepción de María, proclamado en 1854. Seguidamente, dejando caer sus brazos hacia el suelo, en actitud de benévola conmiseración, las manos de la Virgen se llenaron de anillos resplandecientes y de piedras preciosas, envolviendo en resplandores la tierra puesta bajo sus pies.

La Medalla Prodigiosa En La Historia

El artista Arsène Heitz, de Estrasburgo, que estaba leyendo la narración de las apariciones de la Rue de Bac, en París, se sintió inspirado a usar los símbolos de la corona de 12 estrellas y el fondo azul, con los que se representa el secreto de la Muy pura Concepción. Esta bandera fue aprobada por el Consejo el día de la Inmaculada de 1955. El día de hoy 27 de noviembre es una fecha muy conmemorada en el planeta católico, la «Virgen de la Medalla Milagrosa», evocando las visualizaciones marianas de 1830 en la Rue du Bac en París, a una muchacha religiosa de las Hijas de la Caridad, el día de hoy Santa Catalina Labouré. Advertí que sus dedos se llenaban de anillos y piedras hermosas, y los rayos de luz que de ellos salían se difundían por doquier. Y para mejor ser útil a tu Divino Hijo, inspíranos un profundo odio al pecado y danos el coraje de afirmarnos siempre y en todo momento realmente cristianos. En la parte de atrás de la medalla, los 2 monogramas de María y Jesús, sus corazones horadados, cuentan una historia de dolor y amor y sacrificio sin fin.

Colaborar en proyectos de asistencia popular y cooperación al desarrollo que incidan en especial en prosperar la calidad de vida de mujeres, niños y jubilados. Crear y desarrollar una red de mujeres cristianas en España que ayuden con su oración y trabajo a la propagación del Evangelio en el seno familiar, en el ambiente laboral, en la sociedad y en la Iglesia en su conjunto. Patrocinar estudios, indagaciones y publicaciones sobre la Mujer como persona, esposa y madre.

Y muy pronto se habló de múltiples curaciones y conversiones. Dicha medalla se transformó en un signo de renovación mariana y evangélica. Leamos la aparición y el mensaje que en ella se nos comunica, escrito por exactamente la misma santa Catalina Labouré. En esta casa habitaba en 1830 una novicia llamada sor Catalina Labouré, a quien la Muy santa Virgen confió un mensaje salvador para todos y cada uno de los que con confianza y fervor lo aceptaran y practicaran. En la calle del Bac, número 140, en pleno centro de París, está la vivienda madre de la Compañía de las Religiosas Hijas de la Caridad, que fundaran san Vicente de Paúl y santa Luisa de Marillach.

N/a: Madre Del Verbo (kihebo, Ruanda)

El altar que se dedica al Arcángel Miguel se llenó de luz y se le apareció la Santísima Virgen. El 31 de enero recibió el bautismo, la confirmación y la comunión del manos del Cardenal Patrizi. La medalla que la Virgen confió a Catalina no ha cesado de propagarse desde 1832. Pronto brindaron los parisinos el apelativo de prodigiosa a esta medalla, por los años en que hacían estragos las epidemias.