Letanías A La Virgen

Un corazón que sólo se angustió al no localizar a su Hijo en la caravana; y no se concedió reposo en la búsqueda hasta encontrarlo. Contempló el engendrarse de Dios en su corazón limpio, casto y puro. Todos los amores de todo el mundo están en su corazón, porque en su seno esta el Amor, el Espíritu Santurrón. María hace posible, con su misión de “generadora y educadora” en el pueblo cristiano, que germine la participación en la naturaleza divina en el espíritu de cada cristiano, en Fe, en Esperanza, en Caridad.

letanías a la virgen

A la postre, se me sucede que toda la oratoria del encarecimiento no es más que un obstáculo para que los ojos penetren en el secreto de la Virgen simple de Nazaret, de la Virgen de los Dolores al pie de la Cruz; de la Virgen Jubilosa en la Resurrección. Qué son las súplicas del Rosario Católico, cuántas son, su origen… Después de esta primera invocación, proceden otras tres invocaciones en las que se pronuncia el nombre de la Virgen Santa Madre de Dios, y recordamos que es la Santa Madre de Dios y Virgen de las Vírgenes.

Súplicas Del Beato Rosario Católico A La Virgen

Pero verdaderamente, las letanías puedes rezarlas en todo instante por ser una acto de alabanza y homenaje a la Virgen, por el hecho de que son un acto de culto en sí mismas. La sorpresa y el asombro de ofrecer la vida humana a Dios Hijo se convierten en asombro agradecido a Dios Padre, al conocer en su corazón la plenitud de Amor de Dios Espíritu Santurrón. Es un consejo que se apoya en el Amor y en la seguridad, que descansa en la paternidad de Dios. Es el consejo de plena seguridad en Cristo que devuelve a la criatura la seguridad perdida en el paraíso.

El Hijo de Dios se engendra en el silencio de la Virginidad de Madre; y en Ella nace. María, única criatura que expresa su santidad amando en plenitud vital, con el corazón de Dios, como quiere Cristo. Conocemos apenas pocos detalles más de cómo salió construyendo el himno que pronunciamos hoy. “Reina de todos y cada uno de los beatos” fue añadido por el papa Pío VII al regresar a Roma después de haber estado encarcelado por orden de Napoleón Bonaparte. “Reina concebida sin pecado original” comenzó a recitarse en 1846, años antes de la declaración dogmática del papa Pío IX. “Reina del Muy santo Rosario”, si bien incluida por ciertos fieles dos siglos antes, fue admitida para toda la Iglesia, en 1883.

La maternidad es casta, y la castidad es maternal. Castidad que no se limita a ser carencia de mancha, no es sólo renuncia. Castidad es ofrecer todo nuestro ser al servicio de los proyectos de Dios. Todas y cada una de las potencias, todas y cada una de las características; y en esa disponibilidad, el creyente se convierte en “espéculo”, en “reflejo” de la luz de Dios, en el ejemplo realizado en María. “El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre” (Gaudium et spes, n. 22). Madre de la Iglesia viva en el corazón de cada fiel, Madre de la Iglesia viva en cada familia cristiana; madre de la Iglesia, la familia de Dios que se regenera y empieza siempre y en todo momento nuevamente, de generación en generación.

Súplicas De La Virgen (i)

Que acoge al Amor, y en la amabilidad oculta su gozo. Sin miedo que la turbe ¿quién va a poder turbar a La que vive pendiente de los labios de Dios? ¿Qué curioso acontecimiento podría turbar a la que engendra al Constructor, a quien domina todo cuanto pudiese ser causa de tribulación? Las trampas del diablo; las trampas y las traiciones de los hombres enmudecen frente a la Virgen Casta. Nada ni nadie violó la paz de su corazón “en el que un Dios se recrea”; en el que la alabanza a Dios es un canto que llega a la vida eterna. ¿Quién podía alterar su espíritu, violar la paz de su alma?

letanías a la virgen

El vocablo Letanía del rosario católico procede del término Griego Lietaneia que significa suplico, súplica u oración. Las súplicas del santo rosario son algunas de las frases más antiguas que conocemos. Pese a ello, aquí te ofrecemos las letanías actualizadas.

María, Madre Santa, ayuda a los creyentes a acoger la Vida en el corazón; como Ella lo recibió en su seno; y vive su Maternidad con el Cristo que nace en todos y cada católico. Engendradora de vida; de la vida humana del Hijo de Dios y del Hijo del Hombre; de la vida divina de los hijos de Dios, y de los hijos de los hombres. A la plenitud de disponibilidad virginal de María, sale al acercamiento la plenitud de la donación de Dios. En la humildad y en la fe, la virginidad de María engendra al Hijo de Dios. María, la criatura en quien Dios, encarnándose, hace novedosas todas las cosas. María, la mujer contemplada por Dios, que acoge sorprendida la mirada de Dios sobre Ella, los ojos del Altísimo que en Ella se gozan, se recrean.

Te pedimos Señor, que nosotros tus siervos gocemos siempre de salud, de alma y cuerpo. Y por la intercesión de Santa María la Virgen, líbranos de las tristezas de este mundo. SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de novedades y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Popular . Las poesías reunidas en Las súplicas de la Virgen fueron bautizadas en la fe católica y son líricas y rítmicas. Hijas de un periodo engañoso, de una época atrapada entre 2 guerras mundiales, tienen el poder que les entrega la tranquilidad, única actitud que deja al hombre conocer al Constructor. El asombro de María –“¿De qué forma puede suceder esto, si no conozco varón?

María rompió la voz de la Escritura; rompió los límites de las relaciones de las criaturas con el Creador. Madre; ve a Dios su Hijo con los ojos de la Fe, con los ojos maternales de la carne ya de antemano redimida; con los ojos de Dios Padre, en la luz de Dios Espíritu Beato, porque ve a Dios con los ojos de Dios que lleva dentro de sí. Ve a Dios en su esplendor y en su ocultamiento; en su grandeza divina, en su pobreza humana. Ve a Dios, y vive, porque es Madre y engendra a Dios. Las súplicas del beato rosario católico de Loreto y en las que rendimos homenaje a nuestra Señora María. En los comienzos de la Iglesia Católica, se usaron las súplicas como forma de rezar, y especialmente con apariencia de súplica a nuestra Madre María.

Dios se descubrió a sí mismo en los ojos de la Virgen, descubrió “su imagen y semejanza” en la plenitud de su acto creador. Una “imagen”, “semejanza” ya, en el Espíritu Santurrón. María, la santificada en la Creación recreada en su nacimiento; y santificada en la plenitud del amor de Dios en la Redención. Estas páginas son expresiones escritas con el anhelo de que cada lector, cada lectora, desee convertirlas en oración personal a la Virgen, como contestación –siempre inadecuada- a la convidación que nos dirige a buscarla, a conocerla, a salir a su acercamiento. Los escritos sobre Santa María, la Virgen Madre de Dios, seguirán surgiendo del corazón de los cristianos, generación tras generación, en el anhelo de descubrir la verdad, y la belleza de la Inmaculada, de la Asunta al Cielo.

🌹Súplicas A La Muy Santa Virgen María🌷🌹

Otros Papas enriquecieron, desde entonces, el grupo. Y hasta el desenlace de los tiempos, hombres y mujeres elevarán Dios su corazón y sus labios recitando las invocaciones de la Letanía Lauretana. El mejor instante para rezar las letanías es al final del Rosario, tras rezarlo todos los días. Pero también puedes hacerlo en el momento en que desees ofrecer merced a la Virgen por alguna circunstancia de la vida, te sientas dichoso. En el momento en que precises acompañamiento o atravieses alguna contrariedad, también puedes hacerlo. En un principio el Papa León XIII aconsejó integrar las letanías Lauretanas a lo largo del mes de Octubre, por ser éste el mes del rosario.