La Virgen Del Rosario

La Virgen del Rosario y su Niño adornados con su respectivas coronas y rosarios. En el siglo XV su devoción había decaído, con lo que nuevamente la imagen se apareció al santo Alano de la Rupe, le pidió que la reviviera, que recogiese en un libro todos y cada uno de los milagros llevados a cabo por el rosario y le recordó las promesas que siglos atrás dio a Santo Domingo. De esta manera pués, el paternóster o cuenta del rosario no es un signo específico de la Virgen del mismo nombre, por lo menos a lo largo de los Siglos XV y XVI. La toca de tul bordado en hilo de oro, procedente del taller“Bordados Francisco Perales” en Torralba de Calatrava, , exactamente el mismo taller que efectuó el manto anterior.

la virgen del rosario

Las llevan también los sencillos leales representados en laudes sepulcrales y retratos. El manto de la Virgen y el de su Niño han sido realizados en el taller deBordados Francisco Perales en Torralba de Calatrava, . Bordados a mano en 4 hilos de seda distintas con diferentes matizados, calidad artesanal y finura en su diseño, con motivos ornamentales, vegetales, florales y pedrería. Apps bordadas a mano en hilo de oro o realce enriquecido, van rematados con una puntilla metálica en oro, resultando una genuina obra de arte. De fácil objeto de devoción, los paternóster pasan a ser un elemento de lujo y vanidad.

Más Proyectos De Hauser Y Menet

El tema aparece con bastante continuidad en la pintura gótica de la escuela de Niza. Véase, como ejemplo, una tablas del siglo XV en las que la Virgen del Rosario se representa bajo el aspecto de Virgen de Clemencia. Es mucho más explícita todavía una representación semejante que tiene como fondo una aureola de rosas, igual a la de nuestras populares imágenes de la Virgen del Rosario, en el relieve gótico de la iglesia del Espíritu Beato de Lübeck. La mayor parte de las imágenes barrocas de este género llevan el rosario postizo, al no mostrarse este objeto hasta el siglo XVI. Zurbarán y Murillo, con su arte sublime, idealizaron a esta Virgen del Rosario sin quitarle aquel aire tan familiar y asequible que siempre y en todo momento tuvo esta popularisima devoción. Y lo increíble es que, con esto, no la deshumanizó en absoluto, antes le preservó su apacible y amorosa fachada de Madre de todos, a quien pueden acercarse sin miedo hasta los más humildes.

La Virgen de la Cofradía (en referencia a la cofradía del Rosario construída por el santo Alano de la Rupe, que le dió el nombre de Cofradía del Salterio para tomar después el del Rosario, en 1470, y no tardó en arraigarse en todos los países). Con motivo de la festividad del Santísimo Cristo de la Indulgencia, la imagen de Nuestra Señora del Rosario de nuestra parroquia de Navalperal de Pinares (Ávila), estrenó un terno nuevo. Dicho terno está confeccionado por su camarero y vestidor Juan José Águila Herranz.

La Virgen del Rosario es la patrona principal de Boadilla del Monte. En su honor se celebran, en los primeros días de octubre, las fiestas primordiales de la localidad. Ignoramos la razón por la cual los habitantes de Boadilla escogieron a la Virgen del Rosario como su patrona, pero es fácil imaginar que sería en el siglo XVI, a raíz de la batalla de Lepanto. Un 7 de octubre de 1571 es en el momento en que las tropas cristianas vencieron a los turcos en Lepanto.

Murillo: Elementos Pictóricos Para La Expresión De Un Lenguaje

El tríptico de la iglesia de San Andrés de Colonia, pintado en 1474, es considerado como la mucho más vieja representación de la Virgen del Rosario. Sabemos de los primitivos rosarios, que consistían en simples cordones con nudos. Los mucho más corrientes eran un cordón con los cabos sueltos y rematados con sendas borlitas, entre las que podían correrse las cuentas. Entonces se juntaron los cabos, formando corona o collar, del que colgaba una cruz, medalla, medallón, insignia de peregrino, Agnus Dei… Los granos del rosario eran de hueso, marfil, madera, ámbar, vidrio, azabache, piedras preciosas y metales. En los inventarios de los siglos XV y XVI son usuales los paternóster de oro, con cruz esmaltada.

Un archivo alemán de objetivos del siglo XV se lamenta se ello. “Los mismos hombres, y particularmente las mujeres de esta cofradía llevan según una vieja costumbre estos elementos, llamados paternósters, en los brazos, pecho y cuello”, afirma. De ahí la preciosidad y coste de estos elementos de origen oriental, en cuyos países están todavía en empleo entre la gente no cristiana para llevar la cuenta de sus repetidas frases, o sencillamente como una amena ocupación para sus dedos, no teniendo entonces mucho más valor que el trabajo de realizar pajaritas.

Obras Relacionadas

Junto con la Misa solemne, salimos en procesión por las calles del centro de Boadilla, constituyendo estos sencillos actos el centro de todas las fiestas de la población. Así sea Reina del Muy santo Rosario suplica por nosotros, a fin de que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo Amén… Es de terciopelo en color colorado, sobre su cintura un antiguo vínculo de sacerdote conservado en la parroquia, un simple manto de raso de seda azul celeste y su toca de sobremanto. En la mitad de su pechera un sencillo medallón con el rostro de su Hijo, el Santísimo Cristo de la Indulgencia. Nuestra parroquia efectuó la obtenida de óbolos, para costear el pago del nuevo manto para esta imagen de la Virgen del Rosario con el Niño. Los mantones no dejan de ser ofrendas nacidas del amor y la devoción a la Muy santa Virgen María.

Según la leyenda dominicana, María recopila de labios de sus devotos las avemarías que éstos rezan, las trasforman en rosas, y después las va juntando a través de un hilo hasta conformar una corona con la que adorna la cabeza de aquellos. En realidad, la rema de este primitivo tema iconográfico de la Virgen del Rosario duró poco, y fuera de casos especiales no tuvo mucha difusión. Pronto se impuso en todas y cada una partes la habitual Virgen del Rosario, sola o con personajes alusivos a la institución de esta práctica de piedad. Su celebración fue instituida por el Papa san Pío V el 7 de Octubre, aniversario de la victoria conseguida por los cristianos en la Batalla naval de Lepanto , atribuida a la Madre de Dios, invocada por la oración del rosario. Las Fiestas de la Patrona, como son conocidas en Martín de la Jara, son celebradas desde la constitución de su primer municipio en 1837, si bien su devoción se remonta al siglo XVI en toda la comarca. Es práctica comer ese día el “asao” y “fritá de tomate”, aunque actualmente por el momento no tanto en hogares sino en bares y sitios de comidas que preparan estos platos para la ocasión.

La figura del Niño que es contemplado con cariño por su Madre, descansa sentado sobre la mano izquierda de la Virgen y lo sosten con su brazo. El niño está en situación casi de adelante algo girado a su derecha. El rostro de la Virgen y su Niño están dotados de gran inocencia y delicadeza. Es conveniente no caer en el fallo de detectar como Virgen del Rosario a las que llevan un paternóster o cuenta del Padrenuestro o Avemaría, que tienen la apariencia de un rosario. Estas cuentas las observamos asimismo a cargo de los apóstoles, en la escena de la desaparición de María, y en las de Santa Ana, Santa María Magdalena y otros beatos.

Este, juntando / su cara con la de su santa Madre, mira fijo al espec- / tador, y pone su manita izquierda en el cuello de Ma- / ría. Entre esta y su Hijo tienen asido un rosario, del / cual le viene el nombre al cuadro. La Vírgen tiene un vestido encarnado sobre / una túnica interior rosada, y el mantón azul echado á la / espalda con uno de los… Alfonso X el Sabio en su Cantiga L VI recoge una historia de historia legendaria que en su tiempo se había hecho ahora popular, según la que Santa María hizo nacer cinco rosas de la boca de un monje difunto, en señal de agradecimiento por los cinco cánticos que tenía costumbre de decir a honra de las cinco letras de su nombre.

Imprime en alta calidad cualquier obra libre en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que elijas.

La Virgen Del Rosario

El pilar sobre el que descansa la imagen de Nuestra Señora con el Niño, hablamos de una columna de madera de 150 cm. Alcóntar es un pequeño pueblo de calles serpenteantes con numerosas encrucijadas, que nos llevan a la pequeña plaza del pueblo, donde se encuentrala la Iglesia de Nuestra Señora de la Virgen del Rosario, construida en 1820, en cuyo interior resalta la presencia de un Cristo de gran realismo. A lo largo del ataque de los ingleses, se destrozó la antigua iglesia de Beato Domingo y también incendiaron el convento en el que se veneraba a la Virgen del Rosarío. Tras su destrucción, volvió a edificarse unos años más tarde, en 1596, en la localización que tiene hoy en dia. En cuanto a Murillo, baste decir que su Virgen del Rosario es una de las mejores y más puras lonas que salieron de su mano. Como detalle interesante, común a estos 2 máximos pintores de María, es bueno ver que sus Virgenes del Rosario se muestran sentadas, cosa extraña, pues la mayor parte de las que representan esta advocación se nos muestran de pie.

Hay otras representaciones bien interesantes de exactamente la misma época, como la tabla gótica de Biot (en los Alpes Marítimos). Dos ángeles alargan el manto de María sobre una gran muchedumbre de devotos de todas y cada una de las clases sociales. Tanto la Madre como su Hijo muestran a los individuos arrodillados a sus pies un rosario de cabos sueltos.