Juan Diego Y La Virgen De Guadalupe

La realidad de todo esto, es que nunca dicho fajín fue de otro color que no fuese el negro, como además se puede comprobar en fotografías de primeros del siglo XX o en copias del ayate que se realizaron durante siglos. Al mismo tiempo, aproximó un termómetro y logró comprobar que la fibra de maguey mantenía una temperatura constante de 36,6 grados centígrados, exactamente la misma del cuerpo de un individuo viva. Entre estas historias, está el rumor de que cierto médico acerco un día su estetoscopio a la cintura de la imagen, sintiendo latidos que se repetían rítmicamente a 115 pulsaciones por minuto, exactamente los mismos que un niño en vientre materno. No obstante, todo alrededor de ella quedó completamente destrozado, escuchándose la detonación en 6 km a la redonda. Comunmente, este hubiese quedado completamente destruido gracias a la corrosión que este provocaría sobre el ayate. Otros símbolos que se tienen la posibilidad de observar en la imagen de María de Guadalupe es la luna negra que está a sus pies.

❤️ Seriamente el obsipo no lo tomó y le pidió que al lugar volviese otra vez a conocer si no lo habían traicionado sus ojos. Juan Diego regresó desconsolado y otra vez laSantísima Virgense le apareció (2da aparición) para mencionarle que el domingo volviera a conocer 👀 al señor obispo. 🙏 Juan Diego de esta manera lo hizo, pero de la voluntad de la Virgen el obispo le solicitó una señal comprobatoria. ✝️ De nuevo la señora se le apareció (3ra aparición) y al día siguiente le pidió que volviera. Estudios oftalmológicos realizados a los ojos de María han detectado que al acercarles luz, la pupila se contrae, y al sacar la luz, se regresa a dilatar, como és como sucede en un ojo vivo.

Juan Diego Y Las Visualizaciones De La Virgen De Guadalupe

En un lapso de 30 días, sin tratamiento alguno, se reconstituye milagrosamente el tejido dañado. Actualmente solamente se advierte este suceso como una corto decoloración en ese rincón, que atestigua lo ocurrido. Fue Juan Diego hombre de enorme FIDELIDAD y distribución de fe, y siempre y en todo momento fue muy querido y respetado por todos los que visitaban el templo, desde el Obispo y los Frailes hasta la gente que se transformaban y se bautizaban; a éstos últimos Juan Diego les daba consejos y les hacía favores.

Y no acabaron ahí los reconocimientos, ya que en 1935 el papa Pío XI la nombró patrona de las islas Filipinas y en 1945, Pío XII le otorgó el título de “Emperatriz de América”. La Virgen de Guadalupe forma una excepcional muestra de síntesis cultural. Una copia de este cuadro, realizada por el mismo autor, Juan de Villegas, se mantiene en el Museo de América, en La capital española. Hablamos de una tela que no dura mucho más de veinte años, pero la imagen se mantiene íntegra como el primero de los días desde hace casi cinco siglos, tras haber continuado más de un siglo sobre una pared húmeda, entre el humo de cientos de candelas, y manoseada por muchedumbres de indios. Pasó el resto de su historia dedicado a la difusión del relato de las apariciones entre la multitud de su pueblo. En el centro de las pupilas, además, a escala mucho más achicada, se puede observar otra escena, totalmente independiente a la primera.

El Encuentro De La Virgen De Guadalupe Y Juan Diego / The Encounter Of The Vi

Asimismo se descubre que los ojos tienen los tres efectos de refracción de la imagen que un ojo humano normalmente posee. Conseguir estos efectos a pincel es absolutamente irrealizable, aún hoy en día. Miles de individuos pasan cada año a los pies de esta imagen y no pocos son los que se paran a ver los ojos de esta bella imagen, intentado contemplar, en pleno siglo XXI que sucedió aquel 12 de Diciembre del año 1.531.

Varias veces, durante los siglos, los hombres han pintado agregados a la tela. Prodigiosamente estos agregados han desaparecido, quedando de nuevo el diseño original, con sus colores vivos. El Fraile Motolinía escribió que en quince años fueron bautizados muchísimos indígenas. Juan Diego fue beatificado en el mes de abril de 1990 por el Papa Juan Pablo II y proclamado santo el 31 de Julio de 2002.

Aun procesos usados por los satélites y por las sondas exclusivas para trasmitir informaciones visivas. Juan, asustado, corrió a contarle aquella visión a fray Juan de Zumárraga, en aquel entonces, primer obispo de Nueva España, el cual no le creyó, pidiéndole pruebas de aquel hecho. Nuestra Señora de Guadalupe es una advocación mariana de la religión católica, cuya imagen se adora en la Basílica de Guadalupe, al norte de la Localidad de México. Es un hecho que Juan Diego siempre construyó a los demás con su testimonio y su palabra; constantemente se aproximaban a él a fin de que intercediera por las pretensiones, peticiones y súplicas de su pueblo; ya “que cuanto pedía y rogaba la Señora del cielo, todo se le concedía”.

Su mujer Lucía y su tío Juan Bernardino, a quien después la Virgen curó, también se bautizaron. Cerca de los 50 años abandonó el culto a los ídolos aztecas para ser bautizado por el Fraile Motolinía en la religión Católica. Juan Diego Cuauhtlatoatzin nació en el año 1474 en Cuautitlán, se casó con Lucía. Aprendo a ser testigo del Señor son tres cuadernos para los encuentros de catequesis con el Catecismo Presentes del Señor, cuyos autores son Pedro de la Herrá… De forma rápida se levantó una ermita en Tepeyac, transformándose en cita obligada de peregrinos y santuario de la Virgen de Guadalupe, patrona de México.

Primeros Cristianos En Otros Idiomas

Sea esta la explicación o no, la verdad es que entre las constelaciones que verdaderamente están en el mantón se puede distinguir, sobre el lado izquierdo la constelaciones del sur. Por consiguiente, gracias a que en aquella época no existían los colorantes sintéticos, la imagen, desde este criterio, es inexplicable. Diferentes análisis químicos pudieron constatar que la imagen no tiene colorantes naturales, animales o minerales. Pero diréis, faltan 7 individuos aún para completar la cantidad antes señalada.

Dado que en aquella época no existían los colorantes sintéticos, la imagen, en este aspecto, es inexplicable. El iris y las pupilas de los ojos de la imagen, de muy pequeñas dimensiones , tienen impresas por lo menos la imagen sumamente detallada de trece personajes. El tejido en el que está impresa la imagen de la Virgen de Guadalupe, es fibra de maguey. Dicho cuadro tiene unas dimensiones de 175 x 105 cm, siendo la imagen impresa de un tamaño de 143 cm de altura.