Dulce Madre Oracion

Su nombre es Santurrón y su misericordia llega a sus leales de generación en generación. Haz que merezcamos oír en el fondo del alma esas mismas expresiones. Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la mucho más tierna, la mucho más compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el mantón de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe. Por tu justicia, que se encuentra en nuestros corazones, reine la paz en el planeta.

Que tu Amor los lleve un día a la presencia de tu hijo. 5.-Las defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y protegeré en todos y cada uno de los instantes de la vida. Préstame, Madre, tu lengua, para poder comulgar, pues es tu lengua patena de amor y de santidad.

Socorre a Israel su siervo, acordándose de su santa coalición según lo había prometido a nuestros progenitores en favor de Abrahán y su descendencia por siempre y en todo momento. Él hace proezas con su brazo, desperdigada a los soberbios de corazón. Derruye del trono a los poderosos y ensalza a los humildes. A los hambrientos los colma de recursos y a los ricos despide vacíos. Proclama mi alma la excelencia del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, pues ha mirado la humildad de su esclava.

** Dulce Madre-

Le tributaba peculiares loas, le multiplicaba oraciones, le ofrecía aprecios, muchos y así como no puede expresar lengua humana…” (LM 9,3; Cel 198). Siete gracias que la Muy santa Virgen otorga a las ánimas que le honran todos los días, meditando sus dolores, con el rezo de siete avenarías. Concede a nuestros hogares la gracia de amar y de respetar la vida que empieza, con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios. Virgen Santa María, Madre del Amor Bello, protege a nuestras familias, a fin de que estén siempre muy unidas, y bendice la educación de nuestros hijos. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente jamás mucho más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.

Madre misericordiosísima, nos abres tus brazos y tiendes las manos repletas de toda clase de gracias y dones. Tu corazón de madre quiere colmarnos de todo lo que necesitamos. Animados por tu amabilidad, nos dirigimos a ti con seguridad.

Amado Royo, Corresponsal Del Mensajero De San Antonio

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y discreto, a ti, que sales al acercamiento de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todo nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras patologías y nuestros dolores. «Eres toda hermosa, y no hay en ti mácula» (San Josemaría, Sto. Rosario, 5º Misterio glorioso).

La Visitación de nuestra Señora a su prima santa Isabel. Ven a librar al pueblo que tropieza y se quiere alzar. “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena” .

María, Madre de Gracia, Madre de clemencia, defiéndenos de nuestros contrincantes y ampáranos en este momento y en la hora de nuestra muerte. — por su intercesión, concédenos compartir con alegría tus padecimientos y acudir diligentes a solucionar los sufrimientos de nuestros hermanos. Iniciamos un nuevo año que se nos regresa a presentar con nuevas ilusiones, retos y oportunidades.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te solicitamos por todos los Obispos, a fin de que conduzcan a los leales por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Y sucedió que, estando allí, le llegó la hora del parto, y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había rincón para ellos en el aposento” (Lc 2, 4-7). Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; pues ha mirado la humillación de su esclava. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Alégrate, Madre dolorosa, porque, después de tantos sufrimientos, disfrutas ya de la gloria celestial, sentada junto al Hijo como reina del universo. María, Madre de la gracia y Madre de la Clemencia, protégenos de los enemigos y acógenos en la hora de la desaparición.

Mayo Mes De María, Nuestra Dulce Madre Del Cielo

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santurrón, Dios, por los siglos de los siglos. Dios de poder y de misericordia, bendijiste las Américas en el Tepeyac con la existencia de la Virgen María de Guadalupe. Que su intercesión ayude a todos, hombres y mujeres, a aceptarse entre sí como hermanos y hermanas. Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santurrones Sacramentos, que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra. Cordero de Dios, que quitas los errores del mundo.

Lo hemos empezado con ganas de “comernos el mundo”. No sabemos cómo discurrirá ni de qué forma acabará … El día dos de febrero celebramos el día de la Vida Consagrada. Como recordaba el Papa Juan Pablo II hace unos años, a lo largo de la historia jamás han faltado en la Iglesia hombres y mujeres que han escogido este camino de rastreo de Cristo.

Muchas familias aguardamos este mes para celebrar la celebración por y con MARÍA Madre de Dios y asimismo nuestra MADRE. También, Mayo es el mes en el que todos recordamos a nuestra mamá (el popular día de la madre) y las oraciones y las flores son el regalo más recurrente de los hijos para agasajar a quien les dio la vida. Virgen Santísima de Guadalupe, Madre y Reina de nuestra patria. Aquí nos tienes humildemente postrados ante tu prodigiosa imagen.